La Matanza Empresas

Industriales descartan otra devaluación como herramienta para mejorar la competitividad

 Gestión de Gobierno

Industriales descartan otra devaluación como herramienta para mejorar la competitividad

Industriales descartan otra devaluación como herramienta para mejorar la competitividad
noviembre 29
08:00 2014

De cara a la 20ª Conferencia Industrial. El sector acumula siete meses consecutivos de caída. Sin embargo, sus dirigentes son optimistas y creen que una negociación que ponga un cierre al diferendo con los buitres puede generar las condiciones para una pronta recuperación.

Según consignó Tiempo Argentino, la relación entre el gobierno y la Unión Industrial Argentina tuvo que atravesar, recientemente, un pico de tensión cuando el gobierno presentó el paquete de leyes de defensa de los consumidores que incluían la reforma de la Ley de Abastecimiento y que se aprobaron finalmente el 16 de septiembre.

En el ínterin, el gobierno tuvo que soportar y atravesar un fuerte embate contra el peso que se manifestó en la escalada del dólar ilegal que llegó hasta casi 16 pesos el 24 de septiembre. La corrida cambiaria, finalmente, pudo controlarse y la gestión de Alejandro Vanoli parece haber conseguido anclar el tipo de cambio oficial.

Ven con buenos ojos la política monetaria de suba de tasas (bonos dollar linked y subas de Lebacs) que sirven para contener la fuga de capitales ofreciendo tasas acordes con los ritmos de la devaluación que garanticen buenos rendimientos en dólares.

La UIA prefirió mantener un perfil bajo durante el período de inestabilidad cambiaria y, ahora, parece haberse convencido de que es posible buscar un entendimiento con el gobierno para mejorar la competitividad de la industria sin reclamar, para eso, una modificación del tipo de cambio.

Al menos así lo señalaron a Tiempo Argentino sus principales dirigentes y técnicos consultados por los objetivos y planteos que surgirán desde ese sector en la 20º Conferencia Industrial que la entidad realizará el 2 y 3 de diciembre en el hotel Sheraton de Pilar y que estará inevitablemente signada por los siete meses de caída consecutiva que acumula la actividad industrial.

Al interior de la entidad, con todo, coexiste un conglomerado de intereses contradictorios relativos a los diferentes sectores de la producción que, por sus mercados y características productivas, presentan intereses, posicionamientos y reclamos contradictorios.

Están los sectores exportadores más inclinados en una modificación del tipo de cambio y aquellos orientados al mercado interno interesados en mantener una relación armónica con el gobierno a partir de su dependencia de las DJAI para obtener insumos y bienes de capital y para quienes, además, una nueva devalución podría porducir un golpe al consumo por la via de la desvalorización de los salarios. También, claro, existen sectores ideológicamente enfrentados con el gobierno.

Con todo, adelantaron, la posición institucional de la UIA plantea que la recuperación de la competitividad por el lado del tipo de cambio constituiría una innecesaria transferencia de recursos al sector sojero que no se justifica por el volúmen de producción que traccionaría y el impacto inmediato que conllevaría en el nivel de precios.

Por eso se inclinan por tratar de llegar a  un entendimiento con el gobierno en materia de fomentar una “mayor competitividad sistémica”. Es decir por la via de mejoras en los costos logísticos en base a inversión pública para infraestructura, a través de una política tributaria de estímulo (retenciones segmentadas y reintegros que configuran una suerte de tipos de cambio diferenciados), mayor orientación del crédito, financiamiento de las importaciones de bienes de capital y políticas comerciales según las necesidades productivas.

También ven con buenos ojos la política monetaria de suba de tasas (bonos dollar linked y subas de Lebacs) que sirven para contener la fuga de capitales ofreciendo tasas acordes con los ritmos de la devaluación que garanticen buenos rendimientos en dólares.

Sin embargo, coinciden técnicos y dirigentes, todas esa medidas están supeditadas a lograr una solución definitiva al diferendo con los holdouts que habilite el ingreso de inversiones y permita un endeudamiento externo a bajas tasas de interés para financiar esas inversiones, tanto públicas como privadas, disminuir la presión sobre el mercado de cambios y ofrecer algún oxígeno en materia fiscal.

En la Conferencia Industrial ya comprometieron su participación, la presidenta de la nación Cristina Fernández de Kirchner, el ministro de Economía Axel Kiciloff y la ministra de Industria Débora Giorgi. Además, participarán referentes de todos los partidos de la oposición política. Por el lado de la UIA harán uso de la palabra sus referentes técnicos Diego Coatz, economista jefe de la UIA, Martín Etchegoyen. director Ejecutivo de la UIA, y Eduardo Bianco, director de Departamentos de la UIA y Rubén Abete como presidente del evento. La idea de la entidad es que la polémica, por lo tanto, sea desenvuelta entre los partidos y el gobierno y no a través de la entidad.

NÚMEROS EN BAJA. El último informe del Centro de Estudios de la UIA (CEU), previo a la conferencia anual, que tomó estado público el pasado martes y está referido al desenvolvimiento del sector durante el mes de septiembre, ratifica el cuadro de retroceso del sector. Allí se informa que, en los primeros nueve meses del año, se registra una caída de la producción industrial de un 3% desestacionalizada e interanual.

Allí, aseguran, un 75% de los sectores estudiados presentaron caídas y que el sector automotriz, con un 19,7% interanual sigue siendo el de peor desempeño. Como contraparte se registra un incremento interanual del 0,7% en el sector de industrias de metales básicas y de un 13,2% en sustancias y productos químicos. Haciendo caso omiso a los dos sectores que ocupan los extremos (automotriz por un lado y quimicos por el otro) se registra una caída de la producción industrial del 1,8 por ciento.

Por su parte, las exportaciones de manufacturas de origen industrial y agropecuario sufrieron un retroceso del 9,4% interanual.

Curiosamente, y como una señal de las expectativas hacia el año entrante, las importaciones de bienes de capital (inversiones) registraron un incremento interanual del 8 por ciento.

POLÍTICAS DE DESARROLLO. Consultado por Tiempo Argentino, Diego Coatz, economista jefe de UIA, explicó que “más allá de los temas macro la conferencia va a mirar hacia el 2020, lo que la sociedad tiene que discutir y la política tiene que clarificar es que modelo tiene para la Argentina. Vamos a analizar que el mundo en materia industrial está complejo y cambiante. Estamos frente a una nueva ola de política industrial que se aleja, cada vez más, del paradigma del Consenso de Washington. La pregunta es si Argentina tiene una estrategia de desarrollo. La sola explotación de los recursos naturales no alcanza para 50 millones de personas. Los dólares que puedan ingresar luego del acuerdo con los buitres y con Vaca Muerta plantean la necesidad de cadenas de valor internas que generen empleo y de acumuluación nacional. En concreto se trata de destinar fondos públicos a innovación y transferencia tecnológica al sector privado y crear tramas productivas de agregación de valor regional. Es lo que está haciendo Estados Unidos y el mundo. América Latina no lo está haciendo. La incógnita es si Argentina va a pensar un pryecto productivo en serio o si, de nuevo, va a descansar en un endeudamiento para explotar recursos naturales”, reflexionó.

La cifra

El 19,7% es la caída interanual de la producción en el sector automotriz para el mes de septiembre según el estudio del Centro de Estudios UIA.

Fuente: Infonews

Instituciones

BUSCAR EN TODO EL SITIO

Cotización de moneda Extranjera

Dolar ${dolar_c} / ${dolar_v}
Euro ${euro_c} / ${euro_v}
Real ${real_c} / ${real_v}

Ir al Conversor de Divisas

RECIBI NUESTRAS NOTICIAS

Registrate y recibí las noticias, eventos, novedades y beneficios de La Matanza Informa en tu correo electrónico.

Seguinos en Twitter