La Matanza Empresas

En 2015 prevén un dólar estable y menos inflación

 Últimas noticias:

En 2015 prevén un dólar estable y menos inflación

En 2015 prevén un dólar estable y menos inflación
diciembre 30
18:00 2014

Fortalezas y debilidades de la economía que viene. El principal desafío pasa por hacer frente a los vencimientos de deuda e impulsar la actividad y el consumo. Si bien un acuerdo definitivo con los buitres podría ser la clave, destacan otras fuentes de divisas. Descartan nuevas crisis cambiarias.

Más allá de los matices que pueda introducir el carácter electoral del año 2015 que comienza, en materia de gasto público, toma de decisiones e inversión pública, las principales variables a la hora de observar el desenvolvimiento económico del año próximo surgen del análisis del sector externo y, a su turno, del contexto internacional.

Es que, por un lado, durante 2015 se esperan fuertes vencimientos de deudas que, entre vencimientos, intereses y cancelaciones, suman algo más de 12.500 millones de dólares mientras que, por el otro, resta establecer las fuentes de divisas necesarias para hacer frente a esos pagos en un escenario internacional de caída de los precios de las commodities y en el marco del todavía irresuelto diferendo con los fondos buitre beneficiados con el fallo del juez Griesa.

Según consignó Tiempo Argentino, la estabilidad de las variables internas, en este caso, estará determinada en última instancia por la capacidad de afrontar esos pagos. El equipo económico, según coinciden los economistas consultados por Tiempo, hará todos los esfuerzos posibles para anclar el tipo de cambio oficial en los valores de referencia actuales dando continuidad a su política de flotación administrada con el objetivo de evitar un cimbronazo cambiario que provoque un efecto sobre los precios internos. El tipo de cambio oficial, a lo sumo, irá a la rastra del movimiento de precios, y no al revés.

“El tema central es que Argentina mantenga la actual política cambiaria, fortalezca las reservas del BCRA y reafirme los controles sobre las políticas especulativas”.

Es que, aseguran, junto con la pacificación del mercado cambiario y la recuperación de las reservas del BCRA (que superaron nuevamente los 31 mil millones de dólares), la desaceleración de precios registrada en los últimos meses del año 2014 son los pilares más firmes sobre los que se podrá hacer frente, sin sobresaltos, el año que comienza.

Para sostener el tipo de cambio en esos valores es necesario obtener las divisas de algún lado.

De esos 12.500 millones de dólares de deuda que vencen en 2015, cerca de 10 mil millones son bonos de los cuales, alrededor del 10% son titularidad de agencias del gobierno nacional. La diferencia son deudas con organismos internacionales (alrededor de U$S 2500 millones) que se compensan con ingresos de créditos por la misma fuente.

Lo exigible neto sería alrededor de U$S 9000 millones, de los cuales un 70% está representado por el pago del Boden 2015 con vencimiento final en octubre de 2015 y de los cuales apenas un 3% estaría en manos de distintas agencias del sector público.

SOJA Y PETRÓLEO. La balanza comercial durante 2014 concluirá con un superávit de casi 8 mil millones (lejos de los superávits de años anteriores que llegaron incluso a superar los 15 mil millónes de dólares en el año 2011).

Para 2015, a pesar de la fuerte caída en el precio internacional de la soja y las commodities alimentarias en general, la mayoría de las consultoras estima que se podría alcanzar un superávit comercial de alrededor de 8,5 mil millones de dólares, algo superior al de este año, sobre todo por la merma en los valores de las importaciones de energía como resultado de la caída del precio internacional del petróleo que podría compensar parcialmente las restricciones que impone la caída de la primera.

Para Héctor Valle, economista de FIDE consultado por Tiempo, “se termina un año muy difícil pero los pronósticos muy negativos realizados posteriormente a la devaluación no se cumplieron. Hay un panorama de bajo crecimiento sin duda, pero con una desaceleración fuerte de la inflación que es resultado de la baja actividad y de un conjunto de precios internacionales que están en baja”, introdujo.

Para Ramiro Castiñeira, de Econométrica, “2015 se prefila muy diferente a lo anterior. Colapsaron todos los precios de las commodities. El precio de la soja nos afecta y el del petróleo nos favorece, pero el saldo es negativo porque exportamos más soja que el petróleo que importamos. Además, hay una fuerte apreciación del dólar a nivel mundial y muchas monedas devaluando. Argentina busca sobrevivir sin devaluar, es la gran dificultad. La única alternativa es remplazar los dólares de la soja por dólares financieros, en gran parte supeditados a si se encarrilan o no las negociaciones con los buitres”, explicó.

Consultado sobre el origen de los recursos necesarios para afrontar esos vencimientos, Héctor Valle explicó que “la negociación con los buitres va a ser un punto clave en la coyuntura del año que viene pero no va a ser sencilla. Argentina necesita aspirar a lograr una quita importante de esa deuda y un período de gracia además del pago con bonos a largo plazo. No puede moverse de esa posición.”

Explicó que, “si sale bien la negociación con los buitres, si se consigue un poco más de inversión en los sectores básicos de la economía, sobre todo originada en China y en Rusia, podemos llegar a fin de 2015 en una situación ya estabilizada”.

Pero además, el economista de FIDE aclaró que, según su opinión, “se puede lograr ese resultado sin necesariamente llegar a un arreglo con los holdouts, como lo demuestra el hecho de que en el segundo semestre de este año (cuando ya estaba confirmada la decisión de Griesa y teóricamente la Argentina estaba en default) hemos conseguido inversiones chinas y de otros orígenes importantes. No dependemos decisivamente de esa negociación”. conjeturó.

Es que un arreglo con los holdouts habilitaría la posibilidad de obtener financiamiento externo en los mercados de deuda tradicionales. Sin embargo, está vigente aún el swap con China, del cual ya se obtuvieron solamente casi 3 mil millones de dólares de un total de 11 mil millones que forman parte del acuerdo bilateral entre los bancos centrales de ambos países.

Con todo, una hipotética irresolución del diferendo podría producir otro desenlace inesperado sobre la base de un pedido de aceleración de los hold-in que plantea, potencialmente, el default de toda la deuda reestructurada, algo que el gobierno buscará evitar más allá de la necesidad de obtener fondos en el mercado de capitales.

ECONOMÍA REAL. Los últimos meses de 2014 se caracterizaron por una leve recuperación del consumo y de sectores clave como la construcción luego de un año signado por la desaceleración producida por el fuerte impacto sobre el mercado interno de la devaluación de enero. Los economistas coinciden en que la resolución del dilema planteado por el sector externo resulta clave para acompañar las señales de reactivación industrial que depende también de la obtención de las divisas necesarias para financiar las importaciones de insumos y bienes de capital.

Para Valle, “el hecho de que, por ejemplo, se establezca una rebaja en el precio de la nafta en el mercado interno va a ayudar a desacelerar los precios y va a impulsar el nivel de actividad de las industrias. La economía va a crecer, a tasas más bajas que en el pasado, con menores presiones devaluatorias e inflacionarias y con el nivel de las reservas que hemos conseguido.” pronosticó.

Por su parte, el economista de Econométrica aseguró que, “si logran planchar el dólar, la inflación seguirá descendiendo pero va a ser difícil porque la economía va a acumular un atraso cambiario que va a plantear un panorama de estancamiento. Sin embargo, ese estancamiento se podría dar con niveles de consumo interno muy elevados, similares a 2010, sobre la base de un PBI per cápita que está en valores muy altos. Eso configura un escenario de estancamiento pero que no va a llevar la tasa de desempleo a dos dígitos”, concluyó.

Para Valle, “el tema central es que Argentina mantenga la actual política cambiaria, fortalezca las reservas del BCRA y reafirme los controles sobre las políticas especulativas. Con el logro de esos objetivos, Argentina puede esperar una inflación del orden del 20% para 2015.”

Fuente: InfoNEWS

Notas relacionadas

Instituciones

BUSCAR EN TODO EL SITIO

Cotización de moneda Extranjera

Dolar ${dolar_c} / ${dolar_v}
Euro ${euro_c} / ${euro_v}
Real ${real_c} / ${real_v}

Ir al Conversor de Divisas

RECIBI NUESTRAS NOTICIAS

Registrate y recibí las noticias, eventos, novedades y beneficios de La Matanza Informa en tu correo electrónico.

Seguinos en Twitter