El gobierno tomó hoy una nueva medida que impacta de lleno en el bolsillo de los pequeños contribuyentes.  A través de la resolución general 3845, publicada hoy en el Boletín Oficial, la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) actualizó la cotización previsional que los trabajadores aportan cada mes a sus obras sociales o al Sistema Nacional del Seguro de la Salud, que pasará de 323 a 419 pesos.

Al tratarse de una suma fija que pagan todos los trabajadores inscriptos al régimen, el nuevo ajuste tendrá un impacto mayor en las categorías más bajas. Así, en la categoría B (ingresos anuales de hasta $48.000) el aumento llegará hasta el 18 por ciento, mientras que un contribuyente de la categoría L (la más alta, con ingresos anuales de hasta $600 mil) prácticamente no sentirá en su bolsillo el impacto del incremento.

El nuevo ajuste tendrá un impacto mayor en las categorías más bajas.

El aumento, fundamentado en los considerandos de la resolución en la necesidad de “mantener el debido financiamiento del Sistema Nacional del Seguro de Salud y del Régimen Nacional de Obras Sociales”, comenzará a aplicarse con la próxima cuota, que vence el 20 de abril.

En tanto, aquellos trabajadores en relación de dependencia que se inscriban al monotributo para facturar tareas secundarias no estarán alcanzados por la decisión gubernamental, ya que realizan el aporte previsional a través de la empresa que los contrata.